martes, 3 de diciembre de 2013

Las Aventuras de Lol, Lel, y Lul.

Por Celeste Brito de los Santos y Maíra Vasconcelos.

Un día de mucha agua en la ciudad, tanta agua que no se veían las calles y las avenidas. Solo se veía agua, agua, agua...Y las montañas, y nada mas. El ruido y los colores azules tan fuertes anunciaban una inundación. Se fueron todos a sus casas, excepto el chico más curioso de la ciudad. El chico que tenía una cámara de fotos. A través de su lente el chico capto un mundo desconocido por todos en la ciudad: el mundo de los conejos Lol, Lel, y Lul.
Los tres conejos llegaron junto con el agua de la inundación para contar como eran sus vidas, y que es lo que les estaba pasando. Entonces, el chico con su cámara todo registró.
Los conejos Lol, Lel, y Lul usaban cajas para protegerse y no ahogarse con tan fuerte agua que les venia encima en forma de huracán. Y sabían los conejos lo que nadie de la ciudad sospechaba. La inundación era por la legada de los extraterrenos. Y cuando apareció el ovni en el cielo, Lol, Lel, y Lul ya estaban arriba de las cajas y también sobre toda el agua.
El ovni con los extraterrenos llega para tragarlos y llevarlos, pero los tres conejos muestran que van a luchar para seguir viviendo en la ciudad. Y empieza la pelea: conejos versus extraterrenos. El conejo Lol, por un momento se desespera, y saca una sierra eléctrica. Lel y Lul no saben que hacer, lo miran a Lol, que tiene la sierra en la mano, y le piden que la guarde. Deberían esperar. Pero los extraterrenos son rápidos y empiezan a atar cadenas en las cajas de los conejos para llevarlos al ovni. Lel encuentra un cuchillo y desata las cadenas y libera a los tres de los extraterrenos, que se desaparecen con su ovni.
El chico mas curioso de la ciudad registró con su cámara lo que nunca jamas ningún habitante hubiera sabido antes. Es que todas las veces que venia la inundación, por detrás de sus aguas estaban los extraterrenos. Y las inundaciones nunca llegaron a destruir la ciudad, porque Lol, Lel y Lul siempre estaban allí dispuestos a luchar contra los extraterrenos y sus ganas de dominar la ciudad. Hasta la próxima inundación.